Skip to content

Ciudadanía austriaca para trabajadores forzados: ¡Todo lo que es importante saber!

Jordan Levy-Bograd

El pasado septiembre (2020) entró en vigencia el nuevo artículo de la Ley de Retorno austriaca. Conforme esta ley, los descendientes de las víctimas del régimen nazi (judíos y no judíos) que residieron en el territorio austriaco entre los años 1933 y 1955, tienen derecho a la ciudadanía austriaca. Como consecuencia del nuevo artículo surge la pregunta respecto al derecho de los prisioneros de la Segunda Guerra Mundial. Estos fueron convertidos en contra de su voluntad en trabajadores forzados, siendo explotados y perjudicados por el régimen nazi, lo que presenta la cuestión si también ellos son elegibles para la obtención de la ciudadanía austriaca para trabajadores forzados.

Conforme al comité de historiadores que se constituyó en Austria, se encontró que desde el año 1938, la fecha del «Anschluss», (anexión de Austria a Alemania), al menos 700.000 prisioneros de guerra en toda Austria se ocupaban en trabajos forzosos para el régimen nazi.

Los trabajadores forzados conocidos como «Fremdarbeiter» u «Ostarbeiter» eran trabajadores extranjeros traídos de países conquistados por Alemania. La mayoría de los trabajadores forzados fueron traídos de Polonia, el este de Europa y la Unión Soviética. Según los nazis, los rusos y los polacos eran considerados inferiores de acuerdo con la teoría racial. De aquí que los trabajadores forzados polacos y rusos sufrían de estrictas condiciones en comparación a los trabajadores forzados de otros países. Los trabajadores forzados rusos eran exigidos de portar sobre su ropa una señal de identificación OST y tenían ciertas prohibiciones como: el uso del transporte público, salir de sus residencias luego de las horas de trabajo, asistir a eventos culturales, ir a restaurantes o incluso a la iglesia.

Ciudadanía austriaca para trabajadores forzados

¿Quiénes eran los trabajadores forzados en Austria?

En el mes de julio de 1941, con el comienzo de la Operación Barbarroja, el reclutamiento de trabajadores forzados de los territorios conquistados en la Unión Soviética, se convirtió en la fuente principal entre todas las zonas conquistadas. Al final del año 1944, el número de trabajadores extranjeros alcanzó los ocho millones, sin contar prisioneros de guerra que alcanzaban otro millón de personas. Los trabajadores forzados de la Unión Soviética representaban un 38 % del total de los trabajadores forzados.

En el mes de junio de 1944, fueron expulsados cientos de miles de prisioneros de guerra judíos de Hungría. Algunos fueron deportados a los campos de concentración en Auschwitz mientras que decenas de miles entre ellos fueron expulsados al campamento transitorio en Strasshoff y de allí dispersados a lugares de trabajo en Viena y en la Baja Austria. Estos judíos fueron enviados a diferentes lugares de trabajo como: fábricas, trabajos agrícolas y limpieza de escombros de las explosiones en Viena y debieron trabajar forzosamente en deplorables condiciones de vida.

Duro hambre, falta de higiene y frío terrible: las vergonzosas condiciones de los trabajadores forzados

Desde niños de doce años hasta ancianos de setenta trabajaban bajo fuerza entre diez y doce horas por día y tuvieron que vivir en condiciones de dura hambre, permanecer con la misma vestimenta que llevaban puesta desde el día en que fueron expulsados y vivir en condiciones de falta de higiene extrema mientras sufrían de frío y de violencia por parte de los guardianes alemanas y ucranianos. Los trabajadores forzados se convirtieron en «las víctimas olvidadas» luego de la Segunda Guerra Mundial ya que los trabajos forzosos no fueron reconocidos como crímenes de guerra por parte de los nazis, a pesar de que las víctimas fueron perjudicadas en extremo y quedaron sin hogar y en extrema indigencia.

Muchos de los trabajadores forzados llegaron de los campos de concentración Mauthausen, Dachau y otros campamentos auxiliares, y fueron dispuestos como personal de trabajo para importantes fábricas industriales como la fábrica de aluminio «Alpina Montan», el fabricante de armas «Shataier Dimler Poj» y la fábrica de producción de generadores «Alpan electrónica». Además de las fábricas, los trabajadores forzados se ocuparon en la construcción de centrales eléctricas, pavimentación de caminos, limpieza de escombros y construcción de fábricas.

A comienzo de los años 2000 en virtud de una acción de clase presentada por el abogado estadounidense Ed Feigen contra el Estado austriaco por un total de dieciocho millones de dólares, el gobierno de Austria decidió expresar arrepentimiento e indemnizó a más de 131.000 trabajadores forzados por un total de 352 millones de euros.

¿Tienen los trabajadores forzados derecho a la ciudadanía austriaca?

La nueva cláusula de la Ley de ciudadanía austriaca que entró en vigencia, otorga el derecho a ciudadanía austriaca a los descendientes de supervivientes del holocausto y víctimas del nazismo – y de aquí surge la pregunta respecto al derecho de los trabajadores forzados, prisioneros del Ejército Rojo y descendientes directos (niños, nietos y bisnietos) a la ciudadanía austriaca.

Al parecer, las únicas personas elegibles son los trabajadores forzados que no tenían ciudadanía cuando fueron llevados como esclavos a Austria, refugiados, personas cuya ciudadanía fue negada durante la inmigración de forma involuntaria, etc.

Si ustedes se encuentran entre los descendientes directos de los trabajadores forzados sin ciudadanía o si ustedes mismos fueron trabajadores forzados entre los años 1933-1955 en el territorio austriaco, están invitados a contactarse con nosotros para verificar su elegibilidad a la ciudadanía austriaca.

¿Por qué les conviene verificar su elegibilidad para obtener la ciudadanía austriaca para trabajadores forzados?

La ciudadanía austriaca les otorgará el pasaporte europeo, que implica para ustedes una autorización de residencia y trabajo en cada uno de los veintiocho países de la Unión Europea. Además, podrán disfrutar de becas y beneficios únicos para estudios académicos en todos los países de la Unión Europea, incluso estudiar sin costo en alguno de los países. Como portadores de la ciudadanía austriaca, obtendrán todas las condiciones sociales, servicio médico con el mismo precio que para residentes y también podrán abrir un negocio en cualquiera de los países de la Unión. Y esto no es todo, podrán recibir un beneficio que cualquier israelí se alegrará de obtener – entrada libre a Estados Unidos sin necesidad de una visa de la embajada estadounidense.

¿Cuál es el proceso para solicitar la ciudadanía austriaca?

Primero que nada si decidieron verificar vuestra elegibilidad a la ciudadanía, ustedes se encuentran en buenas manos. Nuestro despacho se especializa en el ámbito de inmigración y nos alegrará encontrarnos a su disposición en cualquier momento. Contamos con los conocimientos jurídicos, burocráticos, notariales y profesionales para liderarlos de manera exitosa a conseguir el pasaporte austriaco.

La primera etapa en el proceso es dirigirse a nosotros para verificar la elegibilidad inicial. Solo si se encuentran elegibles podrán continuar con nosotros en el proceso de solicitud de ciudadanía y presentación de los documentos de las autoridades en Austria. Es posible que se les solicite presentar documentos que atestigüen su relación a Austria.

Suerte.

Ciudadanía austriaca para trabajadores forzados

:03-3724722

        055-9781688

 [email protected]

מאמרים מומלצים

Contáctenos

Scroll To Top